Singapur ha sido el escenario de la VI Cumbre Iberoamericana de Enfermería que ha reunido a los máximos representantes de la profesión enfermera en 14 países hispanohablantes: España, Argentina, Costa Rica, Honduras, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana, Uruguay y Cuba. Todos ellos han mostrado su preocupación con los pasos que viene dando el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) hacia la erradicación del español como lengua de trabajo en su Junta Directiva. Cabe recordar que ya en el Congreso de Corea 2015, el CIE aprobó eliminar español y francés como idiomas de trabajo de su Junta.

Esta Cumbre Iberoamericana ha sido una iniciativa del Consejo General de Enfermería de España, cuyo presidente, Florentino Pérez Raya, ha presidido este importante foro. En su intervención, ha manifestado su voluntad de abogar por una mayor inclusividad en los órganos de gobierno del Consejo Internacional de Enfermeras. “La lengua no puede ser un impedimento para el acceso de las enfermeras de habla hispana a los foros donde se toman las máximas decisiones a nivel mundial”, ha remarcado Pérez Raya.
El presidente del CGE ha trasladado a sus homólogos una batería de posibles medidas dirigidas a fortalecer y consolidar el “bloque común” que históricamente siempre han tenido estos países en el Consejo Internacional de Enfermeras y, muy especialmente en su Consejo de Representantes Nacionales (CRN). Tras un debate en el que los líderes de la enfermería iberoamericana han debatido y consensuado cada propuesta presentada, haciendo relevantes aportaciones, los asistentes han acordado por unanimidad cuáles van a ser las diferentes estrategias a seguir.

Representación española

Asimismo, en las conclusiones, los países han delegado de forma unánime su representación en el presidente del Consejo General de Enfermería de España, “aceptando su liderazgo para lograr el objetivo de conseguir que todas las enfermeras de la región latinoamericana y del Caribe tengan una sola voz en los procesos de negociación abiertos al respecto de todos estos temas, en el seno del Consejo Internacional de Enfermeras”. Para ello, han redactado y firmado una carta donde trasladan al CIE su preocupación y delegan en Pérez Raya su representación en la negociación de cualquier posible acuerdo entre partes.

Al terminar la cumbre, José Jerez, presidente de la Federación Panamericana de Enfermería (FEPPEN), ha mostrado su satisfacción por este encuentro y por la coincidencia unánime en la hoja de ruta propuesta por el Consejo General de Enfermería. “Los países hispanohablantes tenemos que seguir unidos para trabajar por los intereses, derechos y necesidades no sólo de los millones de enfermeras que representamos, también de los pacientes a los que cuidamos cada día. Estoy convencido de que en un futuro cercano habrá una presidenta o un presidente latino al frente del CIE”.