El Consejo de Ministros aprobó en el día de ayer martes un Real Decreto para suprimir la obligación de llevar la mascarilla en el interior, una medida que será efectiva desde hoy miércoles, tras ser publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Por su parte, esta eliminación de restricciones en interiores tendrá algunas excepciones en Andalucía.

Andalucía dejará de exigir el uso obligatorio de mascarillas en interiores, después de la aprobación en el día de ayer por parte del Consejo de Ministros de un Real Decreto por el que su uso dejará de ser una obligación en espacios interiores a partir de este miércoles, 20 de abril de 2022, tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

En este sentido, desde el CAE recordamos que la mascarilla continuará siendo obligatoria en centros, servicios y establecimientos sanitarios, como hospitales, centros de salud, centros de transfusión o farmacias, tanto para las personas que trabajen en ellos, como para los visitantes. La excepción es que no será obligatoria para las personas que se encuentren ingresadas cuando permanezcan en sus habitaciones.

En cuanto al entorno laboral, de manera general, no resultará preceptivo el uso de mascarillas. Sin embargo, según ha recordado el Gobierno, la evaluación de riesgos del puesto de trabajo por parte del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales será la que permitirá tomar una decisión sobre las medidas preventivas adecuadas que deben implantarse, incluido el posible uso de mascarillas.

¿Dónde seguirá siendo obligatoria la mascarilla?

En cualquier caso, la mascarilla seguirá siendo obligatoria en determinados ambientes, en razón de la vulnerabilidad de las personas que los suelen ocupar. Por ejemplo, habrá que seguir llevándola en centros, servicios y establecimientos sanitarios, como hospitales, centros de salud, centros de transfusión de sangre o farmacias. En los hospitales, sin embargo, las personas ingresadas estarán exentas de llevarla cuando estén en su habitación.

Además, la mascarilla en interiores también se deberá llevar en centros sociosanitarios como residencias de mayores, aunque no será obligatoria para los mayores, pero sí para los trabajadores y los familiares que realicen visitas.

De igual forma, la mascarilla aún será obligatoria en transporte aéreo, ferrocarril, cable, autobuses y cualquier tipo de medio público, aunque en los andenes estará exento su uso. En los barcos, se deberá llevar cuando no se pueda mantener la distancia de 1,5 metros.

No bajar la guardia

Desde el Consejo Andaluz de Colegios de Enfermería queremos hacer un llamamiento a los andaluces para recordar que el virus sigue presente e incidir en la necesidad de mantener la prudencia, el sentido común, la responsabilidad colectiva y no bajar la guardia. Además, como ha recordado José Miguel Carrasco, presidente de las más de 43.000 enfermeras de Andalucía, “la mascarilla seguirá siendo obligatoria en circunstancias concretas y debemos cumplir con las recomendaciones de los expertos. Por ejemplo, es el caso de los centros sanitarios como hospitales, centros de salud y de transfusión de sangre y farmacias” ha explicado. “Además, teniendo en cuenta que la mascarilla deja de ser también obligatoria en eventos multitudinarios como pueden ser los deportivos, en pistas de baloncesto o estadios de fútbol, queremos apelar a un uso responsable y se recomienda para proteger a los más vulnerables”.

En este sentido, desde el CAE recomendamos que se siga usando la mascarilla en sitios cerrados y donde puede haber aglomeraciones, como eventos multitudinarios, comercios, cines, teatros, salas de conciertos, museos, bares, restaurantes y locales de ocio nocturno. “Pedimos prudencia porque, a pesar de la evolución positiva que vienen reflejando los últimos datos a nivel regional, todavía no hemos superado la pandemia ya que el COVID-19 continúa entre nosotros, afectando a la población más vulnerable” ha concluido Carrasco.