• En el día de mañana, viernes 25 de marzo, está prevista que tenga lugar la primera manifestación impulsada por la Plataforma JAVIISS (Jubilación Anticipada Voluntaria en Instituciones Sanitarias y Sociosanitarias). Una Plataforma formada por un total de 37.000 miembros, entre los que se encuentra el Consejo Andaluz de Enfermería, representando al grueso de enfermeras que cumplen con los requisitos exigidos en la ley para anticipar la jubilación como vienen siendo la peligrosidad, penosidad, toxicidad y hasta, la pérdida de vida.

La Enfermería Andaluza da un paso al frente para pedir al Gobierno establecer la jubilación anticipada voluntaria para profesionales de instituciones sanitarias y sociosanitarias. De hecho, en el día de mañana viernes, 25 de marzo de 2022, está previsto que tenga lugar la primera manifestación impulsada por la Plataforma JAVIISS (Jubilación Anticipada Voluntaria en Instituciones Sanitarias y Sociosanitarias). Una Plataforma formada por un total de 37.000 miembros, entre los que se encuentra el Consejo Andaluz de Enfermería, representando al grueso de enfermeras que cumplen con los requisitos exigidos en la ley para anticipar la jubilación como vienen siendo la peligrosidad, penosidad, toxicidad y hasta, la pérdida de vida.

Objetivo: ser escuchados

El objetivo de la movilización pasa por dar voz y escenificar una protesta por la falta de respuesta del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ante las solicitudes realizadas por el colectivo sanitario. Para el CAE, resulta primordial que se realice un estudio para decidir los profesionales que merecen la jubilación anticipada en el sector, algo que se consolida como un derecho legítimo. “Después de 60 años las capacidades de los profesionales de enfermería se ven menguadas. Más allá de por el trascurso de los años, por los altos índices de estrés y peligrosidad a los que se enfrenta en su labor diaria” ha denunciado José Miguel.

De otro lado, la Enfermería asegura que su reivindicación no terminará hasta que se les escuche. “Son muchos los profesionales que se ven afectados por el silencio y la falta de comunicación del Ministerio. Ello nos lleva a querer expresar de manera pública nuestra disconformidad y decepción con la actitud adoptada por las Administraciones, que parecen no querer escuchar las necesidades de sus trabajadores” ha expicado.

Justificación

El Consejo Andaluz de Enfermería decidió adherirse a la Plataforma JAVIISS amparando su reivindicación en el Real Decreto Legislativo 8/2015 de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social donde se recoge que la edad de jubilación podrá ser rebajada en aquellos grupos o actividades profesionales cuyos trabajos sean de naturaleza excepcionalmente penosa, tóxica, peligrosa o insalubre, siempre que los trabajadores afectados acrediten en la respectiva profesión o trabajo el mínimo de actividad que se establezca.

En este sentido, el CAE busca insistir en las características de la profesión enfermera, que implica guardias, nocturnidad, cuidado de pacientes, contacto con productos tóxicos o patologías infecciosas. “Pedimos tener en cuenta la siniestralidad en el sector, el índice de accidentes que se producen además de considerar los evidentes requerimientos físicos y/o psíquicos que exige el desarrollo del ejercicio de la Enfermería, consolidándose todos ellos como claros coeficientes reductores para establecer la jubilación anticipada voluntaria” ha explicado José Miguel Carrasco.

Por último, el presidente ha querido subrayar que “la profesión sufre a diario unas condiciones de trabajo duras, que se han intensificado a raíz de la crisis sanitaria, además de asumir competencias de elevada responsabilidad y estrés. Estos factores conllevan un envejecimiento prematuro y la posible aparición de ciertas patologías”. De hecho, la pandemia ha puesto en relieve el aumento del Síndrome de Burnout entre profesionales de enfermería.

Se trata de un síndrome que, aunque ya existía antes de la pandemia, se ha agudizado en los últimos meses. Tanto es así que a día de hoy se registran "tasas de hasta un 40% de los profesionales afectados". Algo que para este Consejo merma la capacidad de conservar la calidad asistencial y salud laboral del sistema sanitario andaluz.