El documento se encuentra disponible en la página web del Ministerio de Sanidad, para su consulta por parte de la ciudadanía y profesionales sanitarios. En este sentido, Sanidad plantea minimizar la incidencia del VIH de aquí al año 2030 haciendo uso de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y el empoderamiento.

El Ministerio de Sanidad ha publicado el Plan Estratégico para la prevención y control de la infección por VIH y las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) que promoverá la prevención combinada con el diagnóstico precoz de la infección. En este sentido, se trata de un plan que tiene como objetivo mejorar la calidad de las personas afectadas por esta patología, además de mejorar la atención a la cronicidad.

En este sentido, cabe destacar que el plan aborda por primera vez el objetivo de erradicación del VIH, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las metas propuestas por ONUSIDA para el año 2030.

Objetivos estratégicos

Tal y como ha detallado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, este Plan, que incorpora, por primera vez, la prevención de otras ITS de manera integral y diferenciada, articulándose sobre cuatro objetivos estratégicos.

En primer lugar, la prevención combinada, diagnóstico precoz y educación sanitaria a la ciudadana, mediante el uso del preservativo y las medidas barrera; en segundo lugar, la sustitución de la lactancia materna en madres seropositivas, para lo que el Ministerio contará con la plataforma ANDI, cuyas donaciones de leche de fórmula han permitido entregar más de 10.000 kilos de producto a cientos de madres en toda España.

Además del inicio temprano de los antirretrovirales y el manejo de la cronicidad, así como la mejora de la calidad de vida de las personas afectadas; acompañándose de elementos transversales como vienen siendo la igualdad de derechos fundamentales, mejoras de los sistemas de información sanitaria e implicación de los profesionales.

Prevención coordinada

El primer objetivo del plan pasa por promover la prevención combinada del VIH y otras ITS mediante la promoción de la salud sexual integral desde un enfoque positivo, además de incidir en el uso del preservativo y del lubricante, potenciar la implementación de la Profilaxis Pre-exposición y del Sistema de Información de Programas de Profilaxis Pre-exposición (SIPrEP), la promoción de la Profilaxis Post-exposición frente al VIH, realizar un abordaje multidisciplinar del fenómeno del chemsex y promover acciones de reducción de daños y de riesgos en personas que consumen y que se inyectan drogas.

Diagnóstico precoz

Por su parte, la segunda línea estratégica que contempla el plan pasa por promover el diagnóstico precoz de la infección por el VIH y otras ITS, con el fin de garantizar que todas las personas con el VIH conozcan su estado serológico y detectar a un mayor número de personas con el VIH para incorporarlas a la atención y al tratamiento de manera temprana, cortar las cadenas de transmisión y favorecer el disfrute de una vida sexual plena. Para ello, se trabajará en incrementar el conocimiento sobre las infraestructuras de atención y prevención del VIH y otras ITS en España, la promoción de la prueba del VIH, la promoción de la vinculación del diagnóstico del VIH al inicio del TAR, la promoción de las pruebas de ITS en diferentes entornos, la innovación y refuerzo de la realización de estudios de contactos del VIH e ITS y vigilancia epidemiológica y la promoción de la integración socio-sanitaria de las personas con mayor vulnerabilidad ante las ITS.

Papel de enfermería

 Los profesionales enfermeros tienen un papel crucial en la atención de las personas que viven con VIH. De hecho, siempre han sido pieza fundamental para la consecución del autocuidado y el fomento de la autonomía, además de asumir una labor esencial en cuanto a la educación sanitaria y normalización de la patología.

De otro lado, las enfermeras juegan un rol esencial en la detección del VIH. En este sentido, José Miguel Carrasco, presidente de las 43.000 enfermeras andaluzas ha recordado que “las enfermeras son un pilar fundamental y no sólo porque hagan la técnica de extracción sanguínea, sino por todo lo que supone durante este proceso. Son el primer contacto y, además de consolidarse como la fuente más cercana de apoyo y confianza con el paciente”.