Ante la alta transmisibilidad comunitaria del COVID-19 en las últimas semanas, la Consejería de Salud y Familias ha elaborado, a través de la Dirección General de Cuidados Sociosanitarios, una nueva instrucción dirigida a los 1.107 centros residenciales de Andalucía. Entre otras cuestiones, se exige la realización de una PCR a todos aquellos usuarios de residencias que salgan del centro durante un mínimo de siete días.

La Consejería de Salud y Familias de Andalucía, a través de la Dirección General de Cuidados Sociosanitarios, ha elaborado una nueva instrucción dirigida a los 1.107 centros residenciales sociosanitarios que hay en Andalucía ante la alta transmisión comunitaria del COVID-19 en las últimas semanas.

Entre otras cuestiones, el documento recoge la realización de una PCR a todos aquellos usuarios que salgan del centro durante un mínimo de siete días. Un aspecto en el que la Junta recuerda que “no se permite las salidas a los casos confirmados, con síntomas sospechosos hasta la realización y resultados de la PDIA y los que están en cuarentena no vacunados”.

Medidas de prevención

En primer lugar, la instrucción hace un recordatorio sobre el protocolo de actuación ante un brote o situación epidemiológica de alta transmisibilidad en dichos centros, recordando la necesaria implementación de todas aquellas medidas de prevención y protección no farmacológicas contra la infección por COVID-19. Entre ellas destacan, el uso de mascarillas en todo momento, la higiene frecuente de manos, así como la necesaria distancia social y adecuada ventilación de los espacios cerrados.  

Además, se recomienda que tanto residentes como trabajadores eviten las aglomeraciones o alta concentración de personas y las actividades externas que supongan un mayor riesgo de infección.

Certificado COVID-19

Además, tal y como venía estableciendo la normativa actual, a todos aquellos familiares y allegados que deseen acceder al centro residencial se les solicitará como requisito indispensable la presentación del certificado de vacunación COVID-19.

Salidas restringidas

En el caso de brotes activos en centros donde no se puedan aplicar medidas de sectorización o estas sean complejas, la Junta aclara que “se podrán establecer restricciones a las salidas y las visitas, exclusivamente a propuesta de Epidemiología y de la inspección de servicios sanitarios”, en coordinación con la enfermera gestora de casos referente del centro residencial, tras la valoración de la situación. Por su parte, la propuesta deberá ser comunicada al Servicio de Salud de la Delegación Territorial de Salud para su autorización y se deberá informar de las actuaciones aprobadas a la Dirección General de Cuidados Sanitarios de la Consejería de Salud y Familias.

En todos los casos, prosigue la instrucción, al retorno de los residentes se mantendrá una vigilancia activa de síntomas y se extremarán las medidas de prevención, procediendo a un aislamiento preventivo y una prueba diagnóstica de infección activa (PDIA) inmediata ante cualquier síntoma sospechoso de Covid-19. Se realizará una PDIA, preferentemente PCR, si la salida del centro tiene una duración de siete días o más, no permitiéndose salidas fuera del centro a las personas con Covid-19 confirmado, con síntomas sospechosos hasta la realización y resultados de la PDIA y los que están en cuarentena no vacunados.

Detección precoz

Desde la Dirección General de Cuidados Sociosanitarios se mantiene la vigilancia activa de aparición de síntomas o contactos con positivos, así como realización de test antígenos, priorizándose los centros sociosanitarios residenciales para la realización de pruebas de diagnóstico de infección activa (PDIA) y para el seguimiento activo de los casos positivos.

El periodo de aislamiento es de siete días, tanto para trabajadores como residentes, salvo en caso de enfermedad grave o inmunosupresión que será de 21 días, salvo excepciones médicas justificada. En el caso de los residentes, siempre se deberá instaurar el aislamiento junto a otras medidas de humanización que permitan garantizar las relaciones mínimas necesarias con su entorno más cercano. Por su parte, al personal sociosanitario se le debe realizar un test de antígeno el día siete antes de su reincorporación.

Finalmente, en el entorno de los centros residenciales sociosanitarios se deben identificar todos los contactos estrechos que, en el caso de no vacunados o con vacunación incompleta, realizarán cuarentena de siete días. Se recomienda que los trabajadores contactos estrechos usen mascarillas FFP2 y eviten el trato con personas vulnerables hasta la obtención de los resultados de las PDIA realizadas.