Sanidad, en coordinación con las Comunidades Autónomas, ha decidido ampliar la administración de la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 a todas aquellas personas mayores de 18 años, priorizando a los colectivos más vulnerables. Además, el Ministerio también ha anunciado la reducción del plazo entre la administración de la segunda y tercera dosis a cinco meses.

El Ministerio de Sanidad, tras reunirse con las diferentes Comunidades Autónomas ha aprobado la ampliación de la administración de la tercera dosis, o dosis de refuerzo, a las personas de 18 a 40 años; priorizando a los colectivos de mayor edad y aquellos más vulnerables.

En este sentido, el Gobierno ha informado asimismo de la reducción del plazo de administración entre la segunda y tercera dosis a cinco meses, fijado previamente en seis meses. Por su parte, cabe destacar que la administración de la vacuna se desarrollará en orden descendente en función de la edad. Por tanto, el primer margen de edad que será llamado a vacunar es aquel ubicado entre los 35 y 39 años

En concreto, la vacunación se realizará con vacunas de ARN mensajero -Pfizer o Moderna- independientemente de la que recibieran en primovacunación. Quienes se vacunaron con Janssen -y que ya pueden recibir su dosis de refuerzo desde hace meses- o AstraZeneca solo tendrán que esperar tres meses desde la segunda dosis.

En su intervención, la ministra Carolina Darias ha explicado que la decisión está en “consonancia con las medidas adoptadas por países de nuestro entorno”, además del asesoramiento recibido por parte de la Comisión de Salud Pública, la Agencia Española del Medicamento y el Instituto de Salud Carlos III, quienes han advertido de que la protección vacunal comienza a disminuir a partir de los cinco meses.

Por último, desde el Consejo Andaluz de Enfermería recordamos que si se ha contagiado recientemente de COVID-19, deberá esperar un mínimo de cuatro semanas para recibir la dosis de recuerdo, desde el primer momento del diagnóstico.