Entrevista con el nuevo presidente del Consejo Andaluz de Enfermería, José Miguel Carrasco Sancho

José Miguel Carrasco Sancho es presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Málaga desde 2019 y acaba de asumir la Presidencia del Consejo Andaluz de Enfermería. El nuevo presidente se compromete a trabajar por un órgano más democrático, transparente y participativo, en el que las enfermeras de Andalucía puedan sentirse representadas con orgullo, continuando con la renovación del Consejo implementado por el Gobierno anterior.

Usted sabe de lo que habla. Lleva toda una vida dedicada a la enfermería y cerca de dos años como presidente del Colegio de Enfermería de Málaga. Siendo conocedor de las necesidades del colectivo enfermero malagueño, ¿cuáles considera que son las principales demandas del colectivo enfermero a nivel andaluz?

Son muchos los asuntos que debemos tratar desde la institución, aunque la especialización, el desarrollo profesional, el intrusismo laboral, las oportunidades de la carrera profesional, la facilidad de conciliación, el reconocimiento económico o la rotación de puestos son claramente algunos de los asuntos para los que las enfermeras andaluzas vienen exigiendo mejoras y a los que, desde el órgano de representación regional, trataremos de dar respuesta. Responder a las demandas necesarias del colectivo es la mejor manera de demostrar a quienes han luchado en primera línea para atendernos y para que la sociedad supere esta crisis sanitaria, y de valorar su esfuerzo, su capacidad y su trabajo.

 

A la situación histórica del déficit de efectivos se le ha sumado la dureza de la pandemia del COVID-19"

 

El déficit de enfermeras es una demanda histórica… De hecho, una de las denuncias permanentes del colectivo enfermero es la baja ratio de profesionales por habitantes que hay en Andalucía. ¿En qué situación estamos y cuántas contrataciones harían falta para estar en los niveles que aconseja la Organización Mundial de la Salud (OMS)?

En primer lugar, cabe destacar que a la situación histórica del déficit de efectivos de Enfermería se le ha sumado la dureza de la pandemia provocada por el COVID-19. De hecho, la sanidad andaluza se confirma a la cola de España en lo que respecta a profesionales de enfermería. En la actualidad, la ratio de las enfermeras por 1.000 habitantes en Andalucía se sitúa en 5, mientras que en Europa es casi el doble, en torno a 8,8 enfermeras por cada 1.000 habitantes. Una cifra preocupante que nos obliga a reivindicar un mayor reconocimiento de la profesión. En concreto, la sanidad andaluza necesita un mínimo de 23.000 enfermeras para alcanzar la media europea. Estos datos vuelven a dejar a la luz la precaria situación de la Enfermería en la Sanidad andaluza que nuestro colectivo viene denunciando de forma sistemática desde hace años.

Como nuevo presidente del Consejo Andaluz de Enfermería, ¿qué objetivos y líneas de actuación se ha marcado para su nueva etapa?
Desde el Consejo Andaluz de Enfermería trabajaremos conjuntamente con los colegios provinciales para dar solución a las cuestiones que se han consolidado como reivindicaciones históricas. Los profesionales de enfermería constituyen cuantitativamente la mayor fuerza de trabajo de nuestro sistema de salud. Por ello, y en primer lugar, continuaremos reivindicando una mayor estabilidad profesional, así como una disminución de la contratación temporal para las enfermeras andaluzas. Nuestro reto es abrir caminos de mejora para la situación de la enfermería en la sanidad andaluza de cara a poder ofrecer unas condiciones profesionales, laborales y de formación adecuadas. Además, como he mencionado antes, obraremos para materializar una mejora de la ratio entre enfermeras y pacientes, ya que Andalucía es la segunda Comunidad Autónoma española con una ratio más baja. Por otro lado, la figura de la enfermera escolar es una prioridad de salud pública. El colectivo enfermero viene tiempo exigiendo su integración en la comunidad educativa para desarrollar labores asistenciales y de formación con carácter regular. Desde el Consejo Andaluz, en coordinación con el Consejo General de Enfermería y los colegios provinciales, continuaremos trabajando en la implantación de esta figura largamente demandada por nuestros colegiados. En cuanto a la formación, seguiremos manteniendo nuestras constantes y permanentes reivindicaciones. Entre ellas, podemos destacar la necesaria ampliación de las plazas de formación especializada de Enfermería para Andalucía y la consolidación de un programa eficaz para las especialidades. Por último, el Consejo continuará luchando para que las enfermeras sean encuadradas en el grupo A1 de la Administración pública, atendiendo a su relevante papel en sociedad.

¿Cuál es su mayor preocupación en su nuevo cargo?

Uno de los cambios más urgentes que precisa la enfermería andaluza es, como ya se ha mencionado, la mejora de las condiciones laborales. Nuestro país invierte mucho dinero en formar muy bien a profesionales de enfermería y resulta que, cuando están formados, llegan otros países y, con mejoras de condiciones, se llevan a nuestros profesionales. A título personal, me entristece ver como otros países disfrutan del fruto de una inversión nuestra en formación a sanitarios. Esperemos que el reconocimiento profesional que ha inundado al colectivo en la actual pandemia sirva para que nuestro personal pueda comenzar a producir en nuestro país, incentivados por unas condiciones laborales estables, sólidas y duraderas. Además, este aspecto influye directamente en la ratio enfermera/paciente y la calidad asistencial. Y, como he mencionado antes, una de nuestras líneas de actuación se orienta hacia la mejora de la calidad y la excelencia de la práctica profesional enfermera como instrumento para la mejor atención de las exigencias y necesidades sanitarias de la población y del sistema sanitario.

 

Trabajaremos conjuntamente con los colegios provinciales para dar solución a las reivindicaciones históricas"

 

¿Qué importancia tiene la unificación de los Colegios provinciales de Andalucía para el colegiado?

Como profesional de enfermería, considero esencial alcanzar una armonía y coordinación con los colegios provinciales para unificar la labor colegial en toda nuestra Comunidad y que todos los colegios podamos remar en una misma dirección. Este aspecto es imprescindible para responder a la confianza depositada por nuestros colegiados en base a la responsabilidad corporativa y social que tenemos los Colegios de Enfermería. De esta forma, todas las enfermeras andaluzas estarán sujetas a unas mismas normas y derechos en cuestiones tan importantes como los procesos electores, requisitos de colegiación... En este sentido, cabe destacar que el colectivo enfermero andaluz trabajará para avanzar de manera homogénea en los campos de accesibilidad, servicios al colegiado y digitalización.

¿Cree que la sociedad, incluido el mundo sanitario, valora la importancia del Consejo Andaluz de Enfermería, un órgano en el que está representada la heterogeneidad de la enfermería andaluza?

Desde los colegios provinciales, y el Consejo regional que los integra, velamos por la defensa de nuestra profesión y la ordenación del ejercicio de la enfermería, siempre enfocados en los intereses de nuestros colegiados. Además, actuamos como representantes corporativos de las enfermeras generando valor social y profesional al colectivo, a la par que contribuimos a mejorar la atención sanitaria. Resulta imprescindible la presencia de un Consejo que, libre de ataduras hacia cualquier tipo de inclinaciones sectoriales, profundice en el bien común de la profesión, fomente la identidad profesional y el entendimiento entre sus miembros para que, activamente, demanden un mejor futuro profesional. Por otro lado, considero que la valoración social es algo que se debe ganar con tiempo y confianza. Acabo de comenzar, con ilusión, mi andadura como presidente del Consejo y, sin duda, este es otro de nuestros objetivos: darnos a conocer para que se valore nuestro trabajo.

 

La figura de la enfermera escolar es una prioridad de salud pública"

 

De lo que andamos más justos últimamente es de mensajes positivos. ¿Tiene alguno que ofrecer en estos tiempos de pandemia?

Me gustaría felicitar al colectivo enfermero por su comportamiento ejemplar y agradecer el excelente trabajo que vienen desarrollando, pese a no haberlo realizado en óptimas condiciones. Confío en que la sociedad y las administraciones tomen nota de todo esto y pongan en valor el importante papel de la enfermería en la salud de las personas. Desde el Consejo Andaluz de Enfermería seguiremos trabajando en la defensa de las competencias que tenemos asignadas, tanto en lo que respecta a la representación de la profesión enfermera, al control deontológico de la profesión, así como su función de ordenación profesional. Lo haremos con compromiso y transparencia, buscando además de una mejor sanidad, el fortalecimiento de la confianza que la sociedad tiene en las enfermeras.