El Consejo Andaluz de Enfermería quiere expresar su condena más absoluta ante la agresión que ha sufrido este pasado sábado una enfermera y una médica en Alcalá del Río (Sevilla) por dos agresores que reaccionaron de forma violenta ante un retraso de 15 minutos de su cita para una cura.

Esta institución así como el Colegio de Enfermería de Sevilla, que velan por los intereses de la profesión enfermera, quieren recordar al hilo de este lamentable suceso lo que la enfermería andaluza expuso el pasado viernes 27 de septiembre ante los medios de comunicación. Tras un análisis de la situación de la profesión en Andalucía, las encuestas realizadas a más de 3000 profesionales reflejaban que dos de las tres principales prioridades de los enfermeros andaluces es que se adecúe la ratio enfermera/paciente a la media española y europea, así como que se estabilicen las plantillas.

Unas reivindicaciones que entroncan de un modo directo con los terribles sucesos que han tenido lugar en Alcalá del Río. Como ha demostrado la evidencia científica y los diferentes estándares de calidad de los organismos europeos, adecuar la ratio y las plantillas a las necesidades de la población no sólo reduciría la mortalidad, sino que disminuiría notoriamente el número de agresiones.

Esto no justifica en modo alguno este tipo de actos, que son fruto de un comportamiento totalmente injustificable. Sin embargo, los hechos demuestran que existe una correlación directa entre pacientes-ratios-agresiones.

En este sentido, no hay que olvidar que Andalucía, con 459 enfermeras por cada 100.000 habitantes, tiene un 21,5% menos de profesionales que la media de España y es la segunda peor Comunidad Autónoma del país (sólo por delante de Murcia con 430), muy lejos de las primeras que son Navarra, País Vasco y Castilla y León con 868, 754 y 689, respectivamente.

Este Consejo Andaluz de Enfermería lleva años trasladando estas reclamaciones a los organismos pertinentes y la situación, lejos de mejorar, ha empeorado, como refleja el creciente número de agresiones a personal sanitario que asola nuestra comunidad. Es por ello que, tal y como se expuso en la presentación de los resultados de la encuesta a la profesión enfermera andaluza el pasado viernes, desde este organismo hacemos un urgente llamamiento a los responsables sanitarios autonómicos para que se incrementen las plantillas, al objeto de que los enfermeros y enfermeras trabajen en las mejores condiciones posibles, y que puedan dedicarse sin miedo a cuidar de las personas, de los pacientes y la ciudadanía en su conjunto.