Desde el Consejo Andaluz de Enfermería nos adherimos a la Asociación Española de Enfermería Pediátrica para instar al Ministerio a rectificar en su propuesta e incluir, de forma inminente, esta figura en el Plan de Atención Primaria bajo el objetivo de dar respuesta a las necesidades de cuidados específicos que se presentan en las diferentes etapas de crecimiento y desarrollo, contribuyendo a garantizar unos cuidados actualizados, basados en la evidencia y de calidad para los pacientes

Desde el Consejo Andaluz de Enfermería nos adherimos al posicionamiento emitido por parte de las sociedades científicas Asociación Española de Pediatría (AEP), Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP), Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y Asociación Española de Enfermería Pediátrica (AEEP), que reúnen a más de 30.000 profesionales, entre médicos de familia, pediatras y enfermeras, para mostrar nuestra oposición al Plan Estratégico de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023 presentado por el Ministerio de Sanidad por no incluir propuesta alguna para las especialidades de Pediatría ni tampoco de Enfermería Pediátrica, entre otras razones.

En este sentido, las sociedades científicas han querido recordar que los especialistas en Pediatría forman parte de la Atención Primaria de nuestro país desde el RD 137 de Estructuras básicas de Salud, promulgado en 1984. Desde entonces, asisten a los recién nacidos, lactantes, niños/as y adolescentes y acompañan a las familias españolas supervisando su crianza en los más de 13.000 centros de salud y consultorios del Sistema Nacional de Salud.

Los especialistas infantiles del primer nivel asistencial promocionan la salud y previenen la enfermedad de los más de 6,3 millones de niños menores de 14 años de nuestro país. La ausencia de estas especialidades del primer nivel asistencial generaría inequidad y barreras al acceso a la salud de los niños/as y adolescentes, más importantes en las familias con menos recursos, aquellas que no pueden costearse acceder a los especialistas en pediatría fuera de la sanidad pública. Una situación que terminaría por provocar un deterioro en los indicadores de salud de la población infanto-juvenil. Debemos recordar que los niños/as tienen derecho a la mejor atención sanitaria disponible, y que la base de la salud en el adulto es la prevención en la infancia.

Enfermera pediátrica, esencial para la salud infantojuvenil

La enfermera pediátrica se encarga del cuidado de la salud de los más pequeños de nuestra región. Una labor esencial que hace que esta figura se consolide como un referente para el bienestar de la población infantil desde el nacimiento hasta la adolescencia.

En este sentido, el CAE recuerda que la pediatría se reconoció como especialidad en 1964 como respuesta al aumento de necesidades y problemas de salud que se vienen manifestando en la infancia y adolescencia y que, requerían una atención específica y profesional. “La labor de la enfermera pediátrica ha existido siempre. Sin embargo, cada vez se hace más necesaria debido a los continuos avances en la atención a la salud infantil. Además, no debemos olvidar que esta figura es la referente en la promoción y prevención de la salud, muy ligada a la unidad familiar y clave para fomentar la autonomía de este colectivo en los procesos de salud” ha explicado José Miguel Carrasco.

Es por ello por lo que este Consejo insta al Ministerio a rectificar e incluir esta figura en el Plan de Atención Primaria bajo el objetivo de dar respuesta a las necesidades de cuidados específicos que se presentan en las diferentes etapas de crecimiento y desarrollo, contribuyendo a garantizar unos cuidados actualizados, basados en la evidencia y de calidad para los pacientes.

Declaración de intenciones

“Resulta indignante para las familias andaluzas que el Ministerio deje en el olvido a la enfermería pediátrica, un área esencial para la salud pública de nuestra región. En este sentido también nos ha resultado sorprendente la falta de documentación del plan, especialmente en lo relacionado con la memoria económica y la ausencia de datos y plazos concretos para la ejecución de este” ha denunciado Carrasco, presidente del Consejo Andaluz de Enfermería.

En este sentido, las enfermeras andaluzas han insistido en que es necesaria la implementación de medidas efectivas y reales que permitan a Andalucía contar con los recursos necesarios para disponer de una cobertura asistencial de calidad y segura en la Atención Primaria, incluyendo a profesionales específicos para la promoción de la salud, así como el cuidado de los más pequeños.

“Este Consejo, comprometido con la salud pública, se adhiere a la reivindicación emitida por las sociedades esperando que los responsables sanitarios estatales y de las comunidades autónomas rectifiquen y eviten que los menores y sus familias pierdan a sus mejores aliados: los pediatras, médicos de familia y enfermeras pediátricas que los acompañan y cuidan en Atención Primaria” ha concluido.